Un olor, una melodía, y equivalencias perfumes Yodeyma para recordar

El hecho de escuchar una melodía de otros tiempos podría transportarnos a un momento que vivimos en el pasado, incluso este podría estar bastante distante. Un sabor llega a recordarnos otro que se paladeo algunos años atrás.

Un aroma del catálogo equivalencias perfumes Yodeyma nos hace pensar en un momento feliz, Y es que los sentidos son los que nos mantienen atados al mundo mediante raíces que son bastante profundas.

Por excelencia ha sido el olfato el capaz de evocar memorias que fueron vívidas. De acuerdo a un estudio, este ha revelado la manera en la que los olores se quedan grabados en nuestro cerebro.

«Ahora me doy cuenta a lo que hemos renunciado siendo civilizados y humanos». de este modo lo señala Stephen D., quien es uno de los protagonistas del libro escrito por Oliver Sacks ‘El hombre que confundió a su mujer con un sombrero’, quien pronunció esta frase cuando recordó un peculiar episodio donde fue protagonista.

Después de transcurrida una noche de música y drogas, Stephen despertó sintiendo una capacidad olfativa que podría decirse era super desarrollada y la misma se mantuvo durante el lapso de una semana aproximadamente transformando su mundo en el de un sabueso.

Los olores que percibía eran tan potentes que estos no le permitían poder pensar en otra cosa, similar a cuando se usa una fragancia de la lista equivalencias fragancias Yodeyma, paseas por algún lugar y las personas no piensan en otra cosa que ir por esa aroma.

En tal sentido, podemos inferir que la evolución nos ha privado de esa magnitud olfativa con la que cuentan los animales similar a la de los sonidos. En nuestro mundo, el hecho de poder distinguir los olores ya no se trata de una cuestión de supervivencia aunque el cerebro de los seres humanos todavía conserva ciertos vestigios de lo que en otro momento fue un potente sentido. Un trabajo que se publicó en ‘Current Biology’ ha explorado los entresijos de la memoria olfativa.

Para los seres humanos, esa fuerza que poseen los recuerdos olfativos vividos durante la infancia o esa primera vez que se compró un perfume de la tabla equivalencias fragancias Yodeyma, se ha convertido siempre un tema recurrente dentro de la literatura y del arte que son los que más tinta han dedicado al sentido del olfato.

Fue algo tarde que la ciencia se incorporó a su estudio ya que, no fue, sino hasta el inicio de la década de los noventa cuando fue publicado un estudio con el que se comenzó a despejar las incógnitas surgidas con este sentido. El trabajo, firmado por Richard Axel y Linda Buck, fue merecedor del Premio Nobel de Medicina en 1994.

En la actualidad, los investigadores del Instituto Weizmann de Ciencia (Israel) han descrito un descubrimiento sorprendente, se trata de la primera asociación de un objeto con un olor y que este presenta una representación cerebral que es única. «Esta grabación de los recuerdos olorosos iniciales es similar para los olores agradable y desagradable pero es única a estas sensaciones», de esta manera lo explicó Yaara Yeshurun, quien estaba involucrada en dicho estudio.