¿Que es la música: una ciencia o un arte?

Existen actividades realizadas por el hombre, que nos resultan un tanto difícil catalogarlas en un solo renglón. Una de ellas son las joyas, podrían ser arte o artesanía como sucede con las joyas de la marca tous. Pero también ocurre con la música, pues dependiendo en donde sea usada esta podría ser arte o quizas ciencia. Podemos iniciar definiendo a la música como una expresión proveniente netamente del genio humano, y que por las características que presenta, navega en las aguas del arte y de la ciencia, de lo que se encuentra sólidos argumentos para pertenecer a ambos entornos.

Siempre será un gran debate

Si se desea ubicar a determinada actividad o producción en la categoría de arte, sólo el hombre puede hacerlo, es por ello que «Arte es todo lo que el hombre llama arte», de acuerdo a las palabras de Dino Formaggio cuando intentaba darle fin al infinito debate que ha surgido sobre lo qué es y lo que no es arte. Sin embargo, dicha sentencia surgida del filósofo italiano es posible que no tenga suficiente soporte cuando se trata de la música debido a que la naturaleza de esta disciplina le ha permitido poder ser encasillada tanto como ciencia en algunas oportunidades, como arte en otras, dandole enfasis a su componente técnico o a la belleza y las emociones que transmite respectivamente..

¿Por qué es ciencia?

Para quienes defienden esta hipótesis, como si se tratara de la física o de la filología, alcanzan a comprender que el universo musical se encuentra compuesto de infinidad de fórmulas, un ejemplo de ello serían los acordes, por lo que nada puede suceder al azar. En tal sentido, incluso los estilos musicales que son más anárquicos cuentan con estructuras básicas que también son reconocibles. Por lo tanto, los compositores se ocupan de encontrar la mejor forma de combinar fórmulas como si se tratara de matemáticas.

Entonces, ¿Por qué sería un arte?

La música es la encargada de transmitir gran cantidad de profundas emociones a quienes la escuchan. En consecuencia, se trata de una manera de expresión que se encuentra a la altura de la pintura o de la poesía, de esta manera muchos expertos se han dedicado a considerarla como un arte. Dentro de tal visión se resalta que, aunque las piezas musicales cuenten con un origen marcado por complejas fórmulas armónicas, el componente creativo y la genialidad de quien la compone siempre se impondrá como la variable más relevante.

Visión sincrética

Podemos notar entonces que en las dos categorías, es decir, tanto en la ciencia como en el arte, se cuenta con sólidas razones para que la música se mantenga en su posición. Sin embargo, tal comportamiento resulta interesante cuando nos centramos en lo que presenta la música en su integridad, ya que se le suma componentes de toda naturaleza. Es por ello que la música puede apoyarse en fórmulas, pero también en conocimientos y en destrezas. Y de igual modo, la misma es producto de la actividad humana hecha con vocación de crear belleza, que logra conmover y además transmite ideas como solo el arte lo puede hacer.