Presencia de la música en los medios televisivos

Semejante que en la radio, la televisión es transmitida a través de ondas electromagnéticas que son transformadas en imágenes mediante un tubo catódico que emplea los tres colores primarios, recorre la pantalla en líneas. En el caso de España, comenzó a emitirse televisión en el año 1956, mientras que para 1963 apareció un segundo canal que fue conocido de forma popular como UHF. Ya para 1983 fue que surgieron las televisoras privadas.

La televisión cuenta con un gran poder de atracción, razón por la que en líneas generales no es posible realizar alguna otra actividad mientras la observamos ya que absorbe al espectador. La música que se emplea en la televisión suele reunir las mismas características que están presente en la radio y el cine. Por lo que se encuentra presente en:

  • Sintonías: de cabecera, intermedio y salida.
  • Teleseries: la música no se encuentra tan sincronizada como sucede en el cine, por lo que se compone al inicio y se va adaptando en el transcurso de cada capítulo
  • Dibujos animados: refuerza la acción y tiene bastantes onomatopeyas.
  • Programas musicales o con partes musicales: Los primeros programas de televisión en introducir la música fueron las entrevistas y en el intermedio se colocaba una actuación musical en directo a través del uso del playback, dichas actuaciones resultaron más vistosas y similares a un concierto.

El videoclip 

Era conocido como una especie de cortometraje que estaba destinado a la publicación de una canción y/o intérprete.

Características de un videoclip

  • Es una manera de hacer publicidad.
  • Conjuga técnicas tanto de la fotografía, como del cine, la infografía, los dibujos animados, entre otros.
  • Sus imágenes se suceden de una forma rápida a través de cortes o fundidos.
  • Existen gran cantidad de efectos especiales como transparencias o incrustaciones.
  • Cuenta con al menos tres formas de narración: dramática, musical o conceptual.

Durante la década de los 80, estuvo marcada por la aparición de Thriller, de Michael Jackson, lo que fue considerado en líneas generales como el mejor de la historia debido a su coreografía, el vestuario y la música, lo que hicieron que Thriller se asemejara a un musical de terror y haya tenido un formato más cercano a un cortometraje que a un videoclip.

Una vez que llegó la década de los 90, esta se denominó «dorada» debido a la multitud de cambios que se vivieron. Uno de los iniciales y más relevante consistió en un devenir del formato con el que se negará cualquier tipo de historieta con la que sea posible volverse descriptivo, antinarrativo y esteticista. En la imagen son aplicados diversos efectos y frecuentemente la imagen fotográfica es combinada con la imagen en movimiento. Quien realiza videoclips constantemente modifica los aspectos cromáticos con el objetivo de conseguir tonalidades más irreales, con contrastes y una saturación recurrente y llamativa en los colores. 

Suena relevante que se destaque la gran cantidad de clips que fueron filmados en blanco y negro, mas allá de otros formatos, aunque en nuestros días se combina la monocromía y policromía dentro del mismo vídeo. El empleo de los colores marca dos niveles diegéticos diferentes y además funciona cuando se desea separar el presente del pasado, o dos partes que se encuentran en la misma narración.