Importancia de la música para la sociedad

Sin que podamos notarlo, la música siempre nos ha acompañado pues se trata de uno de los rituales más longevos de la especie humana con el que se refleja y expresa gran cantidad de sentimientos, pasiones y emociones, aunque en medio de todo lo que podemos transmitir con la música resulta un tanto difícil saber con exactitud cómo y porqué el hombre decidió hacer música,  pero de lo que si nos encontramos realmente convencidos, es de que la música es un medio con el que podemos percibir al mundo, es decir, es un potente instrumento de conocimiento. Incluso en tareas elemental e inherentes al hombre como hacer un master en administración de los que se comentan en eae online opiniones, se hace posible con solo acompañarlo de la melodía más adecuada. 

La música es ese lenguaje que se encuentra más allá del lenguaje, debido a que tradicionalmente esta se ha encontrado ligada a esa necesidad que tiene el hombre de comunicar sus sentimientos y sus vivencias, las cuales quizás no pueden ser expresadas a través del lenguaje común. Dicha expresión cuenta con un gran poder comunicativo que radica en el hecho de que puede hablarnos de todo lo que deseamos escuchar, sin llegar a decir nada, y ello es debido a que no requiere de palabras, y menos de que estas resulten  inteligibles para que nos traslademos a un mundo infinito sumergido de significados que solo varían con cada nueva interpretación. 

No podemos concebir la vida cotidiana exentos de una melodía, y en ello las diversas  culturas han logrado ordenar el ruido para con ello desarrollar ritmos, melodías y canciones con las que han desempeñado un rol trascendental en el desarrollo de la humanidad, ello obviamente incluye los cantos cuyo origen se dio en los pueblos primitivos, hasta llegar a los ritmos más urbanos como lo son el blues, el rock y el jazz que han tenido una inimaginable  repercusión en el desarrollo de todas las sociedades. 

De esta manera, debemos internalizar que la música se ha encargado de dotar desde un principio a una carga que solo se muestra como inherente de sociabilidad, es decir, es la expresión de la vida interior, esa expresión de los sentimientos, pero que a su vez es capaz de exigir a quienes la escuchan, esa receptividad y conocimiento del estilo que ella trae consigo. Además tiene inmerso el conocimiento de la sociedad en la que se ha desarrollado, pues cada obra musical lleva consigo un conjunto de signos que han sido  inventados a través de la ejecución y por ende, dictados por las necesidades del contexto social. 

Si intentamos desligar a la obra de la sociedad que se encargó de crearla, signos musicales que se encuentran en ella tendrán diferente sentido. De esta manera, la música pasa a ser  un hecho social innegable, que nos brinda un sinnúmero de engranajes sobretodo de carácter social, los cuales cuentan con la propiedad de insertarse de manera profunda en la colectividad humana tras recibir múltiples estímulos del entorno para luego crear nuevas relaciones entre sus congéneres.