El sabor de los alimentos puede estar influenciado por la música

El sonido cuenta con un efecto tan potente que incluso llega a incidir en nuestra experiencia gastronómica. Ante ello, resulta fundamental seleccionar la música que es adecuada y que sea acorde al estilo de comida que se ofrece. De acuerdo a los estudios a manos de especialistas, al picante le viene bien el Rock and Roll pues se trata de música que nos mantiene más alerta y enganchados, haciendo que se aprecie de mejor manera el sabor del picante. 

En el caso de quienes participaron en el estudio, estos declararon que el sabor de la comida ciertamente resultaba más picante cuando escuchaban rock que cuando escuchaban jazz. De ello podemos extraer, que de la misma manera en que existen canciones para cada estado de ánimo, también es posible encontrar un estilo musical para cada tipo de comida, incluso se han desarrollado empresas de marketing sensorial, donde no sólo se llegan a analizar los gustos musicales del público, sino que además se enfocan en el estudio de los insights (niveles inconscientes) del consumidor con el objetivo de ofrecer una música que logre mejorar la experiencia de los comensales potenciando el sabor de los platos.

Música, sabor y barbacoa 

Cuando nos encontramos en la mejor temporada del año, y podemos cocinar al aire libre, nos vuelve a surgir la misma duda: ¿Cuál será la mejor barbacoa: la de leña, carbón o gas?. Cuando se trata de España, la versión más común de barbacoa de mesa que es la de leña o carbón, que valga destacar, tiene la fama de conseguir los mejores sabores y gusto en los alimentos aun sin tener música de fondo. No obstante, las barbacoas de gas han ido creciendo en popularidad, teniendo numerosos seguidores que defienden su gran comodidad.

Ventajas e inconvenientes de cada barbacoa 

Barbacoa de leña: esta es conocida por ser la que dio origen a todas, aparte de ser la más natural por lo que otrora un sabor que es inigualable. Pero, también se trata de la más compleja, pues la preparación de las brasas a partir de la madera resulta muy complicada, ello sin mencionar el gran dominio que se debe tener del fuego alto para saber cuándo es el momento de incorporar las brasas a la parrilla. Y es que, justo en las brasas es que recae el secreto de una buena barbacoa, pues son estas las que cocinan, más no, las llamas.

Dependiendo de la leña de donde provenga el carbón y de su calidad, este me aportará distintas temperaturas e incluso, aromas.

Barbacoas de carbón: entre las ventajas más resaltante de este tipo de barbacoa encontramos que son obtenidas a temperaturas muy altas, Su humo le otorga un sabor que es sumamente especial e inigualable, y además son más económicas

Pero en cambio resultan complicadas de encender existiendo cierto riesgo de incendio. Al momento de limpiarlas todo se vuelve un engorro. 

Barbacoas a gas: Son sencillas de encender, pero además calientan y cuando se apagan suelen enfriarse rápidamente lo que permite limpiarlas en un momento. Con estas barbacoas también se presentan inconvenientes:

  • Son más caras
  • Hay que estar atentos al nivel del gas
  • Tienen un peor impacto ambiental debido al uso de gas