El K-pop y su gran popularidad

Últimamente nos parece que el K-pop se encuentra en todas partes. Y es que dicho género musical se ha venido colado entre los festivales y en los discos de reconocidas estrellas tanto americanas, como británicas, haciendo que las entradas para sus conciertos se agoten tan solo en cuestión de minutos. Pero, ¿cómo ha pasado todo esto?

Nacimiento del K-pop

A principio de los noventas, en Corea del Sur el concepto de K-pop aun no se hacia presente, aunque sí había pop coreano, más allá de que su público objetivo se trataba de personas algo mayor, estas eran las generaciones que habían crecido escuchando trot (un género musical de Corea que se caracteriza por su ritmo de dos tiempos), luego de haber sido prohibido el pop estadounidense durante la década de los setenta.

Esta música pop coreana continuó evolucionando entre los setenta y ochenta, manteniendo un estilo muy propio que no terminaba de cuajar más allá de sus fronteras. En el caso de los jóvenes que deseaban una dosis mayor de pop entonces comenzaron a escuchar música extranjera. Ya para 1992, un talent show se encargara de cambiar el pop coreano para siempre.

El grupo Seo Taiji and Boys hizo presencia en un concurso de televisión trayendo un estilo donde se lograba mezclar hip-hop, rap y Europop, y lo mejor, es que era cantado en coreano. Si bien al jurado de este programa no le agradó en absoluto, el grupo se encargó de conquistar al público situándose en lo más alto de todas las listas de éxitos.

Este gran éxito se extendió a todo el país abriendo las puertas a una nueva ola de artistas coreanos que se dedicaron a experimentar con diversos estilos musicales y el K-pop comenzó a ser escuchado por todo el resto de Asia. Los sellos discográficos se encargaban de crear grupos de pop con un público objetivo en mente: los adolescentes, seleccionando integrantes que resultaran atractivos alrededor del mundo.

Hallyu, la ‘ola coreana’

“Hallyu” ha sido el término acuñado para hacer referencia a la expansión y popularidad de la cultura surcoreana por el resto del mundo. El K-pop y los K-drama (telenovelas coreanas) se fueron popularizando en otros países asiáticos, sobre todo en el este y el sudeste del continente.

Los coreanos comenzaron a utilizar las redes sociales que eran más internacionales, como Facebook, a diferencia de otros países asiáticos, como China, que cuentan con sus propias plataformas y apenas tienen acceso a las que son empleadas en el resto del mundo. Esto hizo que el K-pop fuera capaz de compartirse en línea de una forma sencilla hasta llegar, poco a poco, a todos los rincones del mundo.

En referencia a los grupos de K-pop estos no son tan solo un producto musical, sino también visual. Sus coreografías se ejecutan perfectamente, los videoclips son impresionantes, visten atuendos que son coloridos y con canciones que son pegadizas, siendo la receta perfecta de todo, pues logran llamar la atención de un público más amplio, sobre todo adolescente. Ya para finales de los 2000, los grupos coreanos eran famosos en prácticamente toda Asia y el K-pop comenzaba a dejar su huella.